• Andy Davis

Memories of Lincoln Brower


UPDATE - Spanish translation of this blog appears below, thanks to Pablo Jaramillo-López

Hello everyone,

There is some sadness in the world of monarchs and monarch research right now - Lincoln Brower has died. He was 86, and was one of the world's foremost experts on monarchs. In this post, I'll share some of my (and Sonia's) memories and thoughts of him. Since most everyone knows about his scientific accomplishments and his scholarly contributions, I thought it would be nice to share some stories about what he was like.

I've collaborated and published papers with Lincoln on a variety of monarch projects, and I've spent time with him at monarch meetings, conferences, and even at the overwintering sites in Mexico, as pictured above in 2007, with Sonia (Altizer, my wife). She knew him even before me, and tells me of stories from Mexico trips with him back in the 90s.

If there is one word to describe him it would be "inspiring". His love of and passion for monarchs was well-known, but from a scientific standpoint, it was amazing to talk shop with him about monarch research. He had a way of describing the research he and others did as merely the tip of the iceberg, and that there was so much more to learn, or a new discovery waiting to be made at every turn. It was like this with him all the time. Whenever I talked with him I always walked away thinking about 20 new projects I could do, or new ways to collect data on monarchs, or what-have-you. Even when he described his most famous research (the blue jay barfing after eating a monarch), he made it sound like there was so much more that could be done with that line of research. So as a scientist, I found that talking with him was like getting an intellectual battery-charge.

Also on his inspiring nature, I remember he was someone who loved hearing about other people's research on monarchs. Whenever I or some other scientist sat down with him at a conference and talked shop, he always listened intently to the other person, and always, always said something encouraging, or supportive, when they were done. He did this especially with grad students, or other young, aspiring scientists.

Speaking of conferences, I have some fond memories of him at one particular conference in Mexico in 2013. There were a bunch of scientists at this particular meeting, and we were all talking about our research, monarch conservation efforts, etc., which was exciting, as usual. Lincoln was there too. Pictured below are some of us before the meeting. Some people may recognize some faces here - Jaap de Roode, Karen Oberhauser, Eduardo Rendon (WWF Mexico), Alfonso Alonzo...

What I remember most from that trip was not the science, but what when on after, and in between, the talks. There was a common area where people milled about in between talks - the scientists and the audience members would just mingle and talk. I remember that whenever Lincoln was there, he always had a crowd of people around him, mostly locals, all shaking his hand and snapping photos. The guy was like Elvis! And these were young kids too, maybe college age, and I don't even think he knew any of them. Nor did most of them speak English. To them, he was a rockstar. And I remember he posed for every photo and shook every hand, and those kids walked away with the biggest smiles after that...

Another story comes from Sonia. Years ago, Sonia had told me of a time she spent with Lincoln at the wintering colonies when she was a graduate student. Lincoln was there and he was conducting a study of the nectaring ability of the monarchs. For this he had to do some "field dissections" of the monarchs, which meant opening them up (after euthanizing) to examine their nectar crop. It was messy, and Lincoln never wore gloves. When he got any of the guts, or body parts on his hands he just wiped them on his pants. And he did this over and over on the trip, and he wore the same pair of pants for days, with all of the monarch guts streaked on them! He didn't care, but it made Sonia queasy. My recollections of him is that he wore that same green sweater (in the pictures here) whenever I saw him in the field.

His agility is something I'll always remember too. That picture of the three of us above - that was in 2007 when he was about 75, and we were at Pelon, one of the overwintering colonies. For those not familiar with the overwintering sites, there is some serious climbing to do to get to most of them, especially the less touristy ones. Not like rock-climbing, but there is some strenuous hiking involved, and the air up there is really thin! And it's not just getting to these sites that is an issue, once there we had to hike around at the top to track down other clusters, so there was a lot of hiking on that trip. I remember Lincoln was with us every step of the way, sometimes leading the pack. At 75! And then, I know he still kept visiting the colonies every year thereafter. Crazy. And I also remember that whenever he saw a group of monarchs, or something that caught his eye, he whipped out his camera, and even laid down to get good shots. He laid down. My parents and inlaws are this age now and I don't think they can lay down on the ground.

Another memory - the guy was unstoppable, even in "retirement". He and I were corresponding about monarch projects just last year (when he was 85)! Outside of conferences and field trips, Lincoln and I had many, many email and phone conversations about migration monitoring data, which was one of his (and my) passions. The fall migration monitoring data from Cape May was one thing we talked about a lot, and I know that he was always very pleased with this program, and with the data it gathered, and continues to gather, now under the direction of Mark Garland. Lincoln was the one who essentially started this program over 20 years ago with Dick Walton. He was always pressing for these data to get published, so as to preserve it for all time - a goal I can relate to. We had done so about 10 years ago, and we even made some more recent attempts, but they had gotten side-tracked for various reasons. Perhaps this effort should be taken up again in his memory. Also, it would be great to get a sense of just how many monarchs will be migrating this fall, considering the enormous population this summer!

Finally, while this isn't a memory, per se, I might share some thoughts on something else about Lincoln. Lincoln will always be remembered for all of his scientific achievements regarding monarchs, of course, but there is one that I don't think he got as much credit for as he deserved - the discovery of the Mexican overwintering sites. As most people know, the discovery has largely been attributed to Dr. Fred Urquhart, who, through years of monarch tagging efforts, eventually pinpointed on a map where the colonies should be in Mexico. Then he contacted Mr. Ken Brugger, who searched this mountain region until he found the location and told Urquhart. Dr. Urquhart then published the discovery of the sites in a scientific journal, but purposely left out their exact locations in the publication. As I understand it, he did not want anyone to know where they were because he wanted to protect the site (I think). It also might have been some weird sense of territoriality by Urquhart (he and Lincoln were at odds over other issues with monarch research). Anyway, Lincoln was the one who, with Bill Calvert, pieced together their exact locations based on some key bits of information given in the publication. And then Lincoln himself went to the site, where he found Fred Urquart. Apparently the first thing Fred said to him was "How did you find this place?"

I admit that I'm a little on the fence as to which man had the right idea here - Fred wanted to keep the place a secret and prevent harm to the site, while Lincoln wanted to document their location, which would allow scientific study (and tourism, which followed). An argument could be made for each strategy. Nevertheless, it is because of Lincoln that we now know exactly where the colonies are, but I don't think he ever got the recognition for this.

A few last thoughts...

Lincoln was an inspiring person and one of the nicest scientists I've ever known. Even we he and I argued over research issues, which we did on occasion, he and I were always respectful of each other's opinion.

I can't remember a monarch meeting without Lincoln. Our next monarch conference is not going to be the same without his presence.

Rest in peace, Lincoln.

*****************************************************************************************************************************

Direct link to this blog entry:

http://www.monarchscience.org/single-post/2018/07/23/Memories-of-Lincoln-Brower

*****************************************************************************************************************************

Spanish Translation

Recuerdos de Lincoln Brower

Hola a todos,

Hay tristeza en el mundo de las monarcas y en la investigación sobre las monarcas en este momento - Lincoln Brower ha muerto. Él tenía 86 años y era uno de los principales expertos mundiales sobre las monarcas. En esta publicación, compartiré algunos de mis (y los de Sonia) recuerdos y pensamientos sobre él. Ya que casi todos conocen sus proezas científicas y sus contribuciones académicas, pensé que sería muy bonito compartir algunas historias de cómo era él.

He colaborado y publicado artículos con Lincoln sobre algunos proyectos relacionados con las monarcas, y he podido compartir con él en conferencias y en congresos sobre monarcas y también en los sitios de hibernación en México, como se puede ver en esta fotografía que fue tomada en 2007 con Sonia (Altizer, mi esposa). Ella lo conoció antes que yo y me cuenta historias de los viajes que hicieron a México durante la década de los noventa.

Si hubiera una palabra para describirlo, esta sería “inspirador”. Su amor y pasión por las monarcas eran bien conocidos, pero desde un punto de vista científico, era maravilloso hablar con el sobre la ciencia de las monarcas. Tenía una manera de describir su investigación y la de otros como que fuera solamente la punta del iceberg y que había muchísimo más que aprender o que siempre hay algo nuevo por descubrir. Así fue siempre con él. Cada vez que hablaba con él, me despedía pensando en por lo menos 20 proyectos nuevos que podía iniciar, o nuevas maneras de recopilar información sobre las monarcas o algo por el estilo. Inclusive cuando describía su famosa investigación (el azulejo vomitando luego de comer una mariposa monarca), él te hacía sentir como que había mucho más que saber sobre esa misma línea de investigación. Como científico, sentía que hablar con él era como recargar tus baterías intelectuales. Algo más que recuerdo sobre su personalidad inspiradora era que a él le gustaba escuchar sobre la investigación que otros científicos estaban haciendo sobre las monarcas. Cada vez que yo o alguien más se sentaba a conversar con él en los congresos, siempre escuchaba empáticamente a la otra persona, y siempre, siempre decía algo motivador y nos brindaba su respaldo al terminar la conversación. El hacía esto especialmente con estudiantes de posgrado, o con otros jóvenes que querían ser científicos.

Hablando de las conferencias, tengo recuerdos muy gratos de él durante una conferencia en particular que se llevó a cabo en México en el 2013. Había varios científicos en esta conferencia, y todos estábamos hablando de nuestras investigaciones, sobre nuestros esfuerzos para conservar a las monarcas, etc., lo cual, como siempre, era muy emocionante. Lincoln también estaba ahí. En esta foto estamos algunos de nosotros antes de entrar a la conferencia. Algunas personas podran reconocer caras conocidas como ´- Jaap de Roode, Karen Oberhauser, Eduardo Rendon (WWF México), Alfonso Alonzo…

Lo que más recuerdo de ese viaje no fue el aspecto científico, pero lo que pasó después y entre las conferencias. Había un área común donde las personas se juntaban entre charlas – los científicos y miembros de la audiencia que simplemente se juntaban a conversar. Recuerdo que siempre que Lincoln estaba ahí, siempre había una muchedumbre a su alrededor, usualmente gente local, todos dándole la mano y tomándose fotos con él. Él era como Elvis! Estos chicos eran jóvenes, posiblemente universitarios aunque no creo que Lincoln conocía a ninguno de ellos. Tampoco ellos hablaban inglés. Para ellos, él era una estrella de Rock. Recuerdo que posó para todas las fotos y dio la mano a todos, y se les podía ver a los chicos alejarse con inmensas sonrisas en sus rostros después de ese encuentro…

Otra historia es de Sonia. Hace algunos años, Sonia me contó de una vez que compartió con Lincoln en las colonias de hibernación cuando ella era una estudiante de posgrado. Lincoln estaba llevando a cabo un estudio sobre la capacidad que tienes las monarcas para tomar néctar de las flores. Para esto, él debía hacer unas disecciones de mariposas ahí, en campo, y esto significaba que tenía que abrirlas (luego de sacrificarlas) para examinar cuál era la fuente de néctar. Este era un trabajo sucio y Lincoln jamás utilizó guantes. Cuando las tripas o alguna parte del cuerpo de las mariposas se quedaban en sus manos, él simplemente se las limpiaba en los pantalones. El hizo esto muchas veces durante el viaje y uso los mismos pantalones por varios días, con todos los restos de mariposas pegados en ellos! A él no le importó, pero si le dio un poquito de asco a Sonia. Mi recuerdo de Lincoln es que siempre uso el mismo sweater verde (visto en la fotografía) cuando lo veía en el campo.

Algo que también recordaré siempre es su agilidad. En la foto donde salimos los tres – que fue tomada en el 2007, él tenía 75 años, y estábamos en el Cerro Pelón, uno de los sitios de hibernación. Para aquellos que no conocen los sitios de hibernación, quiero decirles que hay que caminar mucho y subir a las montañas, y especialmente para llegar a aquellas colonias que no son tan turísticas. No es como escalar rocas, pero si hay que caminar mucho y esto es complicado ya que a esa altitud, el aire es más liviano. La cosa no era sólo llegar a esos sitios, sino que una vez que llegamos ahí, teníamos que seguir subiendo para luego bajar y seguir ubicando más colonias, entonces por eso es que caminamos muchísimo durante ese viaje. Recuerdo que Lincoln estuvo con nosotros todo el tiempo y a veces él iba a la cabeza. A los 75 años! Y luego, el siguió yendo a México año con año. Qué locura. También recuerdo que siempre que veía un grupo de monarcas o algo que llamara su atención, él sacaba su cámara y a veces se acostaba en el suelo para tomar buenas fotos. Él se acostaba en el piso. Mis padres y mis suegros tienen esa edad ahora y no creo que se puedan acostar en el suelo.

Otro recuerdo – él era imparable, inclusive luego de “jubilarse”. Seguimos intercambiando opiniones sobre proyectos acerca de monarcas hasta el año pasado (cuando él tenía 85 años)! Fuera de las conferencias y salidas de campo, Lincoln y yo tuvimos muchas, muchas conversaciones telefónicas y por correo electrónico sobre datos del monitoreo de la migración, lo que era una de sus (y también mía) pasiones. Hablábamos mucho sobre los datos de la migración de otoño recopilados en el Cabo May. Él siempre estaba muy satisfecho con ese programa y con los datos que se obtenían y que se siguen recopilando actualmente bajo la dirección de Mark Garland. Lincoln esencialmente fue quién empezó este programa hace más de 20 años con Dick Walton. Siempre presionaba para que se publiquen esos datos con el fin de que la información quede registrada para siempre – una meta que conozco muy bien. La última vez que insistió fue hace como 10 años, y hemos retomado el tema recientemente, pero esto se ha pospuesto por algunas razones. Tal vez deberíamos retomar este tema y concluirlo en honor a él. De todas maneras, sería muy bueno tener una idea de cuántas monarcas migrarán este otoño, tomando en cuenta la enorme población que hay este verano.

Finalmente, aunque este no es un recuerdo, per se, también compartiré algunos pensamientos adicionales sobre Lincoln. Lincoln siempre será recordado por todos nosotros por sus logros y contribuciones científicas sobre las monarcas, por supuesto, pero hay uno en especial por el que no ha recibido el crédito que merece – el descubrimiento de los sitios de hibernación de las mariposas monarcas en México. Como la mayoría de las personas saben, este descubrimiento fue atribuido principalmente al Dr. Fred Urquhart, quien, durante varios años de esfuerzo etiquetando monarcas, eventualmente ubicó en un mapa en qué parte de México podrían estar las colonias. Posteriormente, contactó al señor Ken Brugger, quién buscó por toda esa región montañosa hasta que los encontró y le dijo a Urquhart. El Dr. Urquhart, luego publicó el descubrimiento de estos sitios en una revista científica, pero a propósito omitió la ubicación exacta en esa publicación. Como yo lo veo, él no quería que nadie supiera la ubicación ya que quería proteger esos sitios (creo yo). Posiblemente pudo ser un extraño sentimiento de territorialidad de Urquhart (él y Lincoln no coincidían en los temas de investigación de las monarcas). De cualquier manera, fue Lincoln, junto con Bill Calvert, quienes juntaron todas las piezas sobre la ubicación exacta basados en poquísima información relevante que leyeron en esa publicación. Posteriormente, Lincoln fue a esos sitios donde se encontró con Fred Urquhart. Aparentemente la primera cosa que Fred le dijo fue “Cómo encontraste este lugar?). Debo admitir que no estoy completamente convencido sobre quién tuvo la idea correcta – Fred quería mantener el lugar como un secreto y prevenir que lo dañaran, mientras que Lincoln quería documentar su ubicación para poder estudiarlo científicamente (también llegaría el turismo posteriormente). Cada una de las estrategias tiene puntos a favor y en contra. De cualquier manera, es por Lincoln que ahora sabemos cuál es la ubicación exacta de las colonias y no creo que el recibió el reconocimiento por esto.

Algunos pensamientos finales…

Lincoln era una persona inspiradora y uno de los científicos más amables que jamás he conocido. Aun cuando discutíamos sobre temas de investigación, lo cual hicimos un par de veces, tanto el como yo siempre fuimos respetuosos con la opinión del otro. No recuerdo una sola conferencia de monarcas sin Lincoln. Nuestra próxima conferencia sobre monarcas no será igual sin su presencia.

Descansa en paz, Lincoln.

Traducido por Pablo Jaramillo-López, Ph.D.

113 views

The science of monarch butterflies

A blog about monarchs, written by a monarch scientist, for people who love monarchs